Si hay algo que veo de forma constante es como la mayoría de emprendedoras handmade trabajan con pasión sus productos, pero se olvidan de definir sus objetivos comerciales, dejando al azar sus ventas.

A la hora de abordar su estrategia comercial se olvidan de poner por escrito unos objetivos concretos.

Y es que, hablar de plan de ventas y objetivos comerciales suena a veces tan complicado y sobre todo, tan de “empresas grandes” que como emprendedoras pequeñitas que somos, pensamos que eso no va con nosotras.

¡Nada más lejos de la realidad! Si hay algo que he aprendido en todos mis años como comercial, es que, da igual el tamaño o el tiempo que lleve un negocio. ¡Todos los proyectos necesitan crear un plan de ventas para triunfar!

De esto es lo que quiero hablarte hoy. Pero primero vamos a empezar por el principio.

¿Qué son los objetivos comerciales?

que son los objetivos comerciales

Es importante que no confundas tener objetivos comerciales con organización. Hace poco hice una encuesta en mi grupo privado de Face y muchas chicas comentaron que tienen problemas para organizarse.

La organización es el cómo te planificas para sacar adelante la producción de tus productos o qué cosas y en qué horarios tienes que compartir contenido en las redes sociales, por ejemplo.

El tema de la organización es sin duda, uno de los talones de Aquiles de muchas emprendedoras, pero de eso ya te hablaré otro día. Hoy vamos a centrarnos en los objetivos.

Los objetivos son metas específicas que te pones en tu proyecto. Y cuando me refiero a los objetivos comerciales, hablo de tus metas en cuanto a ventas.

Cuando les pregunto a mis clientas de asesoría, ¿Cuáles son sus objetivos de ventas?, la respuesta clásica suele ser que:

“Quieren vender más” – “Sueñan con vivir de su proyecto” – “Conseguir un negocio rentable”.

Si te suenan estas respuestas, déjame contarte que esos NO son objetivos comerciales.

Son deseos, claro que si, pero son ideas ambiguas. Abiertas y faltas de claridad. No son medibles. Si tú también expresas tus objetivos así, entonces te interesa seguir leyendo.

La clave para definir objetivos comerciales es la claridad. Saber lo que quieres y definirlo con todo lujo de detalles es la gran diferencia.

¿Vender más, es realmente tu objetivo principal? ¿Es el más adecuado para la etapa en que se encuentra tu marca? ¿Tienes la seguridad de que todo lo que estás haciendo te está ayudando a vender más?

Decir que “Quieres vender más” es casi como decir que quieres aprender a hablar otro idioma. ¡No concretas cómo lo vas a conseguir!

Los objetivos comerciales deben ser cuantificables al 100%.

1.- Siempre deben tener un dato concreto de lo que quieres conseguir.

“Voy a aumentar en 1.000€ mi facturación”.

2.- Siempre deben ser medibles en el tiempo.

“Voy a aumentar la facturación antes terminar los próximos 3 meses”.

Empezar a describir así tus objetivos te permitirá ir pensando en un plan para llevarlos a cabo. Tener objetivos claros y un plan de acción, es el primer paso para que tu negocio pase al siguiente nivel.

¿Porqué es importante tener objetivos comerciales?

Muchas veces las empresas pequeñas (y más las marcas handmade) viven del corto plazo. Sólo piensan en cómo van a conseguir los ingresos suficientes para ir saliendo adelante. ¿Te suena esta otra situación?

El patrón clásico es el siguiente: Con mucha ilusión (e incluso con más de un dolor de cabeza) has creado tu marca. Te has preocupado por tu imagen y tu branding.

Te has preocupado por estudiar el nicho de mercado al cual te vas a dirigir. Tienes una gama de productos equilibrada. Incluso has acertado con los precios.

Has conseguido tener un negocio, pero no te has fijado unos objetivos de ventas que te permitan medir el progreso de tu acción comercial y por tanto no tienes herramientas pa