Hola!! Está vez vengo con un tema que pone nerviosa a más de una. ¡Cómo tratar con clientes difíciles y no morir en el intento!

Da igual que vendan de forma offline o online, todas las personas que conozco, en algún momento de sus vidas, han tenido que lidiar con este tipo de clientes. Y la verdad, debo confesar no es nada agradable en algunos casos.

Si me estás leyendo, es porque adoras crear piezas con tus manos y te hace ilusión que la gente use tus productos. Además, si también ganas dinero, entonces genial ¿No?

Ganar dinero y vender de forma fácil, es la fantasía de todas las emprendedoras que sueñan con vivir de su pasión.

Pero que pasa cuando se tuerce el destino y tu sueño se convierte en una pesadilla por culpa de un cliente, que paso tras paso, lo único que hace es, complicarte la vida con quejas y demandas absurdas. ¿Te ha pasado?

Consejos para tratar con clientes difíciles.

consejos para tratar con clientes difíciles

Los clientes lo son todo en un negocio. Ellos son la motivación que nos impulsa a crear piezas que los ilusionen, y también son la fuente de ingresos que debe tener todo negocio.

Si no tienes clientes no hay ventas. Sin ventas no hay negocio. Sin negocio no hay sueño ideal. ¡Es así de sencillo!

Si estás en mi grupo de Facebook (Estrategias de Ventas para Emprendedoras Handmade) seguramente ya me has oído varias veces decir que, vender es un proceso complejo.

Tanto si vendes de forma offline, (boca a boca, mercadillos, etc) o si vendes de forma online, (Fanpage, tienda online, Etsy, etc) necesitas aprender a lidiar con situaciones, que muchas veces te llevarán al límite, y tendrás que sacar lo mejor de ti para salir airosa.

Ya sabes que es muy importante que tengas definido tu cliente ideal. (descárgate mi Ebook Gratis AQUÍ).

Sin embargo, la cruda realidad es que, tus clientes actuales en algunos casos, no siempre serán tu cliente ideal.

No siempre te llegarán clientes fáciles de tratar y si realmente quieres vivir de tu negocio, es importante que aprendas a fidelizar, (o alejar definitivamente) a esos clientes difíciles que lleguen a tu vida.

Es por eso, que hoy quiero compartir contigo algunas ideas, para tratar con clientes difíciles y hacer que no pierdas la ilusión por seguir vendiendo eso que te gusta hacer.

Tipos de clientes difíciles.

tipos de clientes difíciles

¡Clientes hay de todo tipo! Cada cliente es un mundo y muchos de ellos presentan características, que los hacen únicos y los meten en nuestro universo de “clientes complicados de tratar”.

Te voy a resumir los 7 tipos de clientes difíciles, que he descubierto en todos estos años como comercial.

1.- El Cliente Prepotente:

Es la persona que llega y tiene una respuesta para todo. Es muy exigente y por lo general, no acepta las sugerencias que le hagas a la hora de presentarle tu producto.

Lo más preocupante de este perfil de cliente, es que, suelen reclamar con facilidad. Suelen quejarse y se niegan a reconocer que quizás los equivocados son ellos.

¿Cómo tratar con un cliente prepotente?

Lo ideal es escucharlos y dejarlos hablar, hasta llegar a un punto en donde tú puedas tomar el control de la conversación.

Para venderles, suele funcionar muy bien, presentar tu producto con un discurso interesante (y fuera de lo común), que les impida ponerse a la defensiva y crear objeciones de compra.

2.- El Cliente Indeciso:

A este tipo de cliente le cuesta arrancar y contar que es lo que le gustaría comprar. Necesita que le expliquen en detalle, todas las características de los productos y que le repitas todo, incluso varias veces.

Además de indecisos, en muchos casos son clientes inseguros, lo que hace mucho más complicado cerrar la venta.

¿Cómo tratar con un cliente indeciso?

A estos clientes es necesario que les dediques tiempo. Comunícate de la forma más sencilla que puedas y explícale de diferentes formas los beneficios de tener tu producto.

Lo más importante es ganarte su confianza. En el momento que logres eso, podrás guiarlo y orientarlo acerca de qué es lo mejor para él/ella.

3.- El Cliente Tacaño:

A pesar de qué tu discurso comercial se centre en contar beneficios, este tipo de cliente tendrá un único interés. ¡El precio! Siempre querrá negociar el precio, o te preguntará cómo funciona la devolución del producto.

Este tipo de cliente, (que obviamente no es tu cliente ideal) tiene un problema, y es que, simplemente no valora tu producto.

Da igual que le cuentes una historia que lo emocione, o que le cuentes lo bien que le vendrá tener tu producto, lo único que le importará será ahorrarse algo de dinero.

¿Cómo tratar con un cliente tacaño?

Sin duda, mi primer consejo sería que dejases ir a este tipo de cliente. No te conviene perder tiempo, (y paciencia) en convencer a una persona que de entrada no entiende el valor de tus productos.

No obstante, si quieres darle una oportunidad, es necesario que saques toda tu artillería pesada y le expongas todos tus argumentos comerciales, para demostrarle todo lo que ganará a cambio de llevarse tu producto.

¡Recuerda que la compra es un proceso de transacción! El cliente entrega dinero a cambio de algo.

Para convencer al cliente tacaño, debes hacerle ver no que está “gastando dinero al comprar”, sino que está invirtiendo dinero en obtener mayores ganancias a su favor.

4.- El Cliente Impaciente:

Este es un tipo de cliente que nada más llegar, te dirá que no puede perder el tiempo. No parará de hablar o de mirar su móvil.

En el caso de tener una tienda online, es fácil detectar este tipo de cliente, pues si controlas tus métricas, son el tipo de visitas que tras unos pocos segundos, abandona tu web o que pone varios productos en el carrito y luego abandona sin explicación alguna.

En este caso, es importante que vigiles el tiempo de carga de tu web. Una web lenta es el detonador que hace abandonar a este tipo de clientes.

¿Cómo tratar con un cliente impaciente?

Lo más importante es que seas capaz de adaptarte al ritmo de este tipo de cliente. Debes presentar tu oferta (y tu propuesta de valor) de la forma más concisa y rápida posible.

Asegúrate de captar sus datos de email, pues a posteriori puedes enviarle más información y que la vea con detenimiento más adelante. Quizás no le vendas ahora, pero le puedes vender a futuro.

5.- El Cliente Imitador o Falso Cliente:

Madre mía, este es el tipo de “cliente” que más preocupa últimamente a todas las creativas que conozco. Y es que, a pesar de llenarnos la boca diciendo que hay que ser creativos para sobresalir, nunca faltan las personas que por pura pereza, prefieran copiar el trabajo de otras.

En una venta offline es relativamente fácil detectar este tipo de cliente “espía”, pues te preguntará detalles que sólo te incumben a ti como creadora del objeto.

En una venta online es más complicado detectarlo. Un truco muy sencillo que usan los imitadores, es por ejemplo, hacer una compra en tu tienda online, por un importe muy pequeñito. En estos casos, lo que les interesa averiguar, es todo tu proceso de venta y post venta digital.

¿Cómo tratar con un cliente imitador?

Si detectas este tipo de cliente, lo mejor es cortar por lo sano y decirle de forma franca y directa, que no puedes dar información confidencial de tu proceso de fabricación.

En el caso online, aunque no es la práctica que más me guste, la triste realidad es que, la única solución pasa por bloquear a esas personas de todas tus redes sociales.

6.- El Cliente Conversador:

Realmente no es que sean clientes difíciles de tratar, todo lo contrario. Son clientes muy amenos y con los cuales es agradable conversar sobre nuestros productos.

Sin embargo, el punto negativo de este tipo de clientes, es que, si te olvidas de tu lado comercial, es posible que termines charlando con un nuevo amigo, en lugar de cerrar la venta con un cliente.

Recuerda que yo soy de la filosofía de crear lazos y conexiones, con absolutamente todos mis clientes. Jamás les niego un comentario agradable aunque no le esté vendiendo nada. Ser amable es lo primero.

Pero si que es cierto, que no hay que perder el norte. Es importante que sepas cerrar ventas y no sólo hablar con esa persona que te cae bien.

¿Cómo tratar con un cliente conversador?

La empatía es la clave del éxito con estos clientes. Poniéndote en sus zapatos, seguirles con auténtico interés la conversación y escuchando lo que tiene que decir, estarás sembrando en esa persona la semilla de la confianza.

Con paciencia ve introduciendo a esa persona en tu argumento comercial y pasa de forma suave y delicada, de una conversación trivial a incentivar que desee tener tu producto.

7.- El Cliente Molesto:

Da igual lo que vendas o cómo lo vendas. Este tipo de cliente llegará a ti enfadado desde el principio. Son personas que por lo general, han tenido muy malas experiencias con compras anteriores, y tienen la idea preconcebida que lo vas a intentar timar a toda costa.

Pasan del enfado a la frustración y a la ira en cuestión de segundos, haciéndote sentir mal en el proceso, pues no sabrás si la molestia las causado tú con algo que has dicho, (o escrito en tu tienda online).

¿Cómo tratar con un cliente molesto?

Lo primero de todo, es reaccionar con serenidad. Ten claro que la actitud del cliente no tiene nada que ver contigo. No lo lleves al terreno personal.

Mantén la cabeza fría. Es muy importante que sepas las respuestas a todas las posibles objeciones de compra que pueda tener tu cliente, de esa forma estarás desarmando sus argumentos y su enfado.

Mostrándote comprensiva y dejándolo expresar su molestia, los harás sentir que no necesitan “pagar contigo su rabia”.

Tratar con clientes difíciles te hará ser mejor vendedora.

Es duro. No te lo voy a negar. Pero con el tiempo verás que lo único que buscan casi todas las personas, es alguien que las entienda y las escuche.

Mi último consejo, es que aprendas a tener mucha paciencia. Venderle a un cliente es fácil. Lo realmente difícil es ganarte a ese cliente, y que te vuelva a comprar. Y eso sólo se logra, con paciencia y arte.

“Cuando todo parezca ir en tu contra, recuerda que los aviones siempre despegan contra el viento, no a favor“. – Henry Ford

Me encantaría conocer tus experiencias. ¿Te apetece contarme alguna anécdota con algún cliente difícil?