Si hay algo verdaderamente potente para darle un impulso a las ventas de una marca, es la creación de una colección de productos handmade.

Trabajar con colecciones de productos, es abrirte las puertas a estrategias de ventas planificadas, que sin duda te harán crecer y vender más.

Pero claro, en este punto muchas chicas tienen muchas dudas, así que vamos a empezar por el principio.

¿Qué es exactamente una colección de productos handmade?

que es una colección de productos handmade

Si miramos el diccionario, la palabra colección proviene del termino latino “collectio” y hace referencia al conjunto de cosas de una misma clase que se agrupan por su valor o interés que despiertan en un grupo de personas.

El objetivo principal de una colección de productos, es generar la mayor rentabilidad en un negocio. Y no me refiero a cantidad de ventas. Hablo de ser rentable que es diferente.

Cada producto que forma parte de una colección, desde el momento mismo de su creación, tiene una misión que llevar a cabo y debe venderse en la proporción deseada para cumplir con los objetivos comerciales fijados.

Las colecciones por lo general, están compuestas por productos coordinados entre si y que reflejan las tendencias del momento dentro del nicho de mercado al que se dirige una marca.

Además las colecciones de productos suelen estar enfocadas a mejorar y aumentar el posicionamiento de una marca, ayudando a que se diferencie de la competencia y haciéndola destacar ante su clientela ideal.

Suena genial ¿no?

Visto así, es obvio que como marca, tengas que trabajar en crear colecciones de productos handmade, como pieza clave en tus estrategias de ventas.

¿Cómo se clasifican los productos de una marca?

como se clasifican los productos de una marca

Te conozco y sé que estás a puntito de salir corriendo a ponerte a crear tu primera colección de productos handmade. Antes de vayas a hacerlo a lo loco, es importante que asimiles algunos conceptos.

Hace tiempo hice un taller gratis en el Grupo de Facebook donde hablaba de las líneas de productos y cómo trabajarlas.

Pues bien, siguiendo esa idea principal, debes saber que dentro de tus líneas de productos, estos se clasifican generalmente por: Productos básicos, Productos de temporada y Productos de moda.

Los productos básicos o esenciales:

Son aquellos productos de “fondo de armario”. Son productos que le interesan a tu cliente ideal pues satisfacen sus necesidades y son accesibles.

Dependiendo del tipo de mercado al que te dirijas, tus productos básicos pueden ser unos pocos o puedes tener una amplia variedad (acabados, tamaños, colores, etc)

Normalmente van asociados a una estrategia de precios, donde manejas precios “bajos” para que tu target con menos poder adquisitivo pueda tener alguno de tus productos.

Los productos de temporada:

Son aquellos que responden a las exigencias del mercado en fechas concretas a lo largo del año.

Suelen ser productos con menos variedad que los básicos y con un mayor componente estacional, por lo que tienen un ciclo de vida más corto.

En la estrategia de precios estos productos estarían más o menos en la gama media de precios.

Los productos de moda:

Son sin duda el reclamo visual de una marca. Son productos muy orientados a las últimas tendencias.

Aquí es donde las marcas handmade deben poner todo su empeño creativo para innovar y ofrecer pro